© 2014-012235 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
5.3.4.1.FARINGITIS AGUDA
Definición: Es la inflamación aguda de la orofaringe con inclusión de las amígdalas palatinas, que puede ser causada por una gran variedad de microorganismos, principalmente de tipo vírico.

La faringitis aguda pueden afectar a toda la faringe o bien pueden localizarse a nivel de una amígdala determinada, como puede ser la amígdala palatina. Este proceso se conoce como “Amigdalitis” y es muy habitual en la infancia.

La faringitis aguda en general, es muy frecuente como manifestación inicial de las típicas enfermedades infecciosas que aparecen durante la infancia.

CAUSAS

La mayoría de las faringitis agudas son provocadas por procesos infecciosos causados por una gran variedad de microorganismos, aunque aproximadamente en un 30% no se llega a identificar ningún organismo concreto.

Los agentes causales más frecuentes son:
  • Procesos infecciosos debidos a virus. La mayoría de los casos son procesos virales e incluyen los virus que causan el Resfriado común, Gripe o virus de la influenza, Adenovirus, Mononucleosis, VIH, etc.
  • Procesos infecciosos debidos a bacterias. Entre las bacterias más habituales se incluyen Estreptococo del Grupo A, Corinebacterium, Arcanobacterium, Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia pneumoniae, etc.
  • Por la acción de agentes irritantes: alcohol, tabaco, alimentos excesivamente calientes o contaminados, por chupar objetos contaminados, etc.
  • Debido a la acción de agentes ambientales: frío, calor, contaminantes ambientales, sequedad ambiental, calefacción, aire acondicionado, humo, etc.
  • Tos provocada por cualquiera de estos agentes irritantes, la cual se convierte a su vez en un factor irritante.
  • Por la presencia de agentes alergenos: polvo, polen, pelo, etc.
  • Como consecuencia de la respiración oral, provocada por una obstrucción nasal que puede ser debida a una hipertrofia de cornetes inferiores, por una desviación del tabique nasal, etc.

SÍNTOMAS

Su manifestación clínica va a depender fundamentalmente del estado inmunitario del paciente y del agente patógeno en cuestión.

Clasificaremos los síntomas en función de la edad del paciente:

- Síntomas en lactantes (de 3 meses a 1 año de edad):

  • trastornos del sueño.
  • trastornos de la alimentación.
  • fiebre irregular.
  • mucosidad nasal transparente y a veces espesa.
  • obstrucción nasal y ronquido.

- Síntomas en niños en edad preescolar (de 1 a 4 años):

  • fiebre alta.
  • dolor al abrir la boca y tragar saliva o alimentos.
  • enrojecimiento de la faringe y mucosidad.
  • voz nasalizada.
  • mal aliento.
  • vómitos.
  • ganglios del cuello que se agrandan con frecuencia y muy dolorosos.
  • otitis media aguda.
  • aumento de tamaño de las vegetaciones adenoideas, que provocará obstrucción nasal, respiración bucal, ronquido nocturno , e incluso apnea obstructiva del sueño infantil.

- Síntomas en niños en edad escolar:

  • malestar general.
  • dolor cervical.
  • fiebre muy alta.
  • enrojecimiento de la faringe, paladar y a veces de la lengua.
  • dolor al tragar.
  • presencia de placas de exudado blanquecino o grisáceo en amígdalas y/o faringe.
  • ganglios cervicales agrandados y dolorosos.
  • aumento de tamaño de las vegetaciones adenoideas, lo cual provocará obstrucción nasal, respiración bucal y ronquido nocturno.

- Síntomas en adultos. En general son muy parecidos a los que experimentan los niños en edad escolar:

  • malestar general.
  • dolor cervical.
  • fiebre alta.
  • enrojecimiento de la faringe.
  • dolor de garganta que se agudiza al tragar saliva y alimentos.
  • placas de exudado blanquecino o grisáceo, en amígdalas y/o faringe.
  • ganglios cervicales agrandados y dolorosos.

TIPOS DE FARINGITIS AGUDA

Las faringitis agudas se clasifican en función del agente causal responsable, aunque según los datos de que se disponen, podemos afirmar que la mayoría de ellas son procesos infecciosos debidos a virus o bacterias, siendo los responsables más importantes (entre un 80% y un 90%) de las faringitis que se desarrollan tanto en niños como en adultos.

La forma clínica de presentarse puede orientar al médico Otorrinolaringólogo hacia los diferentes microorganismos causales:

a. Faringitis membranosa. El agente causal puede ser:

  • Corynebacterium Diphteriae. Es responsable de la Difteria Faríngea.
    • Tiene una incidencia casi nula en nuestra comunidad, gracias a las campañas de vacunación en la infancia.
    • La forma común puede cursar como una faringitis aguda infecciosa, febril y que cura con la antibioticoterapia.
      Generalmente la infección no es grave, aunque sí lo es la intoxicación que causa la toxina diftérica.
    • El tratamiento de elección es con antibióticos en dosis masivas, aplicar antitoxina por vía endovenosa y aislamiento obligatorio del paciente.
  • Virus de Epstein Barr o Citomegalovirus. Es el responsable de la Mononucleosis Infecciosa.
    En la actualidad puede presentarse en cualquier momento, aunque con mayor incidencia a partir de la edad escolar.
  • A. Haemolyticum

b. Faringitis vesicular o ulcerosa

El agente causal puede ser:

  • Enterovirus, fundamentalmente el Coxsackie A. Es responsable de la Herpangina, que cursa con vesículas herpéticas en los pilares faríngeos y, de la conocida como Enfermedad mano-pie-boca.
  • Virus herpes Simple 1 y 2. Son los responsables de la denominada Angina Herpética.
  • Virus Paul-Vincent. Es el responsable de la conocida como Amígdala dePaúl-Vicent ó úlceromembranosa. Presenta una ulceración con exudado blanquecino en amígdala palatina, sobre todo superior, y úlceras en encías. A veces puede aparecer una pseudomembrana grisácea sobre las lesiones, que sangran fácilmente.
    El diagnóstico se confirma realizando un frotis para localizar el agente causal. Es muy frecuente la presencia de este tipo de manifestación clínica en los pacientes inmunodeprimidos.

c. Faringitis exudativa

El agente causal puede ser:

  • Estreptococo ß-hemolítico del grupo A. Produce la denominada Faringitis Estreptocócica, siendo la infección bacteriana más común de la garganta.
    En algunas personas la faringitis estreptocócica es muy leve, mientras que en otras la enfermedad es mucho más grave, debido a que hay cepas del estreptococos que pueden producir toxinas, las cuales pueden provocar una erupción por Fiebre Escarlatina, como reacción alérgica a dichas toxinas.
  • Adenovirus. Son responsables del resfriado común y de la gripe. Son muy frecuentes en los niños menores de 5 años.
  • Virus de Epstein Barr y Citomegalovirus. Son los responsables de la Mononucleosis Infecciosa. Es muy frecuente en preadolescentes y, cursa con un gran componente ganglionar y hepatoesplenomegalia.
  • Virus Herpes Simple 1 y 2. Son los responsables de la denominada Angina Herpética.
  • A. Haemolyticum.
  • Cándida Albicans. Se desarrolla preferentemente en lactantes e inmunodeprimidos.

d. Faringitis eritematosa

El agente causal puede ser:

  • Estreptococos ß-hemolíticos del grupo A. Produce la denominada Faringitis Estreptocócica.
  • Sarampión yRubéola.
  • Adenovirus. Muy frecuentes en edades preescolares o durante los primeros años de escolarización, siendo los causantes del resfriado común y de la gripe.
  • Virus influenza y parainfluenza. Muy frecuentes en edades preescolares o durante los primeros años de escolarización, siendo los responsables del resfriado común y de la gripe.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la faringitis aguda lo llevará a cabo el médico especialista Otorrinolaringólogo y, se basará en el estudio de la historia clínica del paciente o Anamnesis, que se complementará con la exploración física localizada de la garganta, lo que le permitirá determinar los signos y síntomas típicos de las diferentes manifestaciones clínicas de dicha faringitis.

Por ejemplo:

  • Ante un cuadro de Faringoamigdalitis aguda: buscará si su aparición ha sido más o menos súbita y, si aparecen otras manifestaciones clínicas como: fiebre, malestar general, mal aliento, dolor cervical, etc.
  • Ante un cuadro de Amigdalitis aguda: es frecuente que aparezca la faringe enrojecida y brillante, las amígdalas con placas de secreciones mucosas y exudados y, a veces mucosidad por detrás de la campanilla.
  • Ante un cuadro de Adenoiditis aguda: suele aparecer abundante mucosidad nasal y por detrás de la campanilla, e incluso en ocasiones, dolor de oídos debido a una otitis media aguda.

Siempre que el médico especialista lo considere necesario, puede solicitar la realización de una serie de pruebas de laboratorio, que le ayudarán a determinar la gravedad del cuadro y a prevenir posibles complicaciones en el futuro, como pueden ser:

  1. Hemograma.
  2. Velocidad de sedimentación globular.
  3. Determinación del nivel de antiestreptolisinas (ASLO).
  4. Frotis faríngeo. Se suele realizar en cuadros severos y recidivantes, ya que nos permite identificar los gérmenes responsables de la infección.
  5. Antibiograma. Permite conocer la sensibilidad de dichos gérmenes al tratamiento antibiótico.

TRATAMIENTO

a. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El tratamiento estará destinado por un lado a aliviar los síntomas y, por otro a identificar el agente causal de la infección.

Es muy importante evitar la deshidratación, sobre todo en niños, por lo que es necesario un adecuado soporte hídrico y alimentario.

El tratamiento farmacológico está destinado principalmente a eliminar o disminuir los síntomas, principalmente la fiebre, el malestar general y el dolor. Podemos citar como más habituales:

  • Antiinflamatorios no esteroideos por vía oral o rectal.
  • Corticoides para aquellos casos que cursan con dolor.
  • Antibióticos. La mayoría de las faringitis agudas son causadas por virus, por lo que no se curan con antibióticos.
    Éstos fármacos tan solo se deben prescribir y usar si el Otorrinolaringólogo sospecha de la existencia de una infección bacteriana primaria, como ocurre en el caso de la faringitis estreptocócica, también en una infección viral complicada, o bien cuando se produce una complicación en una afección faringoamigdalar.
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-012235 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net