© 2014-033519 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
3.4.5. OBSTRUCCIÓN NASAL
También conocida como insuficiencia respiratoria nasal.

Definición
: Es un trastorno nasal que se debe a una excesiva inflamación de los vasos sanguíneos, que irrigan las membranas mucosas que recubren el interior de las fosas nasales, dificultando el flujo normal de aire.

En contra de la creencia de muchas personas, la obstrucción nasal no es debida a un exceso de acumulación de moco, sino que normalmente está causada por una infección de tipo vírica y, suele desaparecer por sí sola en el plazo de una semana. En estos casos el paciente la padece en determinadas épocas del año y, sobre todo dependiendo de las condiciones ambientales, del ambiente laboral, etc..

En otras ocasiones y sobre todo en edad adulta, la obstrucción nasal se debe a problemas estructurales oseocartilaginosos o alteraciones en la propia fisiología d ela mucosa nasal; aunque es importante mencionar que en un número determinado de pacientes pueden presentar patología tumoral, en cuya situación es preciso un rápido diagnóstico.

CAUSAS

En general las causas que provocan la obstrucción nasal son muy diversas, aunque es usual que ésta aparezca como un síntoma de:
  • Resfriado común o gripe.
  • Procesos alérgicos, como la Fiebre del heno.
  • Hipertrofia de vegetaciones adenoideas e Hipertrofia amígdalar, sobre todo en niños.
  • Infección de los senos paranasales: Sinusitis aguda o crónica.
  • Rinitis vasomotora.
  • Empleo excesivo de algunos aerosoles o gotas nasales, que pueden producir un efecto  rebote.
  • Excesiva Hipertrofia de cornetes nasales inferiores, debido a procesos alérgicos, ambiente  irritante, tabaco, etc.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Presencia de Pólipos nasales.
  • Tumores nasales benignos o malignos. La histopatología de estas lesiones es muy variada y su agresividad también es muy variable, dependiendo del tipo de tumor. Normalmente cursan con obstrucción nasal unilateral (también puede ser bilateral) progresiva acompañada de episodios de epistaxis leve, rinorrea mucopurulenta, sensación de pesadez en la cabeza y posibles asimetrías faciales.
  • Tumores nasofarínfeos. Es un tipo de tumores que cursan frecuentemente con obstrucción nasal; aunque el síntoma inicial suele ser una hipoacusia unilateral, debido a una otitis media seromucosa secundaria a la obstrucción tubárica que producen.
En un bebé y sobre todo durante los primeros meses de vida, es importante vigilar una posible congestión nasal ya que al tener que respirar por la nariz, puede interferir con su amamantamiento, e incluso puede llegar a producir una dificultad respiratoria potencialmente peligrosa.

SÍNTOMAS

El síntoma principal es la dificultad para una respiración “normal” a través de las vías respiratorias altas, que a su vez va a ser la responsable de otros síntomas más o menos importantes, dependiendo del grado de obstrucción que tenga el paciente.

Los síntomas más frecuentes son:
  • Cierta insuficiencia respiratoria nasal, que obliga al paciente a tener que respirar por la boca.
  • Tos irritativa, sobre todo cuando el paciente lleva largos periodos de tiempo   respirando por la boca, durante la noche.
  • Secreción nasal, que puede ser clara y acuosa en el caso de gripe o resfriado, o bien, tendrá un  aspecto amarillo-verdoso y espeso, cuando estamos ante una infección de senos paranasales.
  • Pérdida del olfato.
  • Mal aliento.
  • Dolor al tragar durante las primeras horas de la mañana.
  • Mayor tendencia a la Faringitis.
  • Malestar y dolor de cabeza, dolor facial, etc.
  • Alteración del sueño.
  • Agotamiento físico y cansancio durante el día, debido a una falta de descanso.
  • Importante somnolencia diurna.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
En algunos casos y normalmente en adultos, la obstrucción nasal cuando es muy severa puede afectar a la audición, al desarrollo del habla, y lo que es más importante puede interferir en el sueño, causando Ronquidos y Apnea obstructiva del sueño. En estos casos es fundamental dar una solución definitiva al motivo que ha causado dicho taponamiento.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

Es fundamental un diagnóstico precoz, sobre todo para descartar la existencia de un tumor nasal o nasofaríngeo.

El médico Otorrinolaringólogo llevará a cabo un examen físico del paciente, principalmente del sistema respiratorio superior: oídos, nariz y garganta.

Dicha exploración física se acompañará de un minucioso estudio de su historia clínica o Anamnesis, que incluirá una serie de preguntas, como son:
  • ¿Cuándo y cómo comenzó la congestión nasal?
  • ¿Está presente todo el tiempo?
  • ¿Ha adoptado alguna medida para aliviar la obstrucción nasal?. ¿Ha resultado  efectiva?
  • ¿Qué otros síntomas están presentes: secreción, pesadez de cabeza, falta de sueño,  etc.?
  • ¿Cómo interfiere en el desarrollo de su vida cotidiana?
En determinadas ocasiones y si el especialista ORL lo cree oportuno, solicitará otras pruebas, como pueden ser:
  1. Pruebas de alergia: pruebas cutáneas realizadas por alergólogos, determinación de   la IgE sérica total.
  2. Rinoscopia anterior.
  3. Rinoscopia posterior .
  4. Rinofibrolaringoscopia con o sin video.
  5. Estudio de un cultivo de esputo y de garganta.   
  6. Radiografía torácica, radiografía de senos paranasales.
  7. Tomografía computada de macizo craneofacial sin contraste.
TRATAMIENTO

El tratamiento se establecerá en función de cual sea la causa que provoca dicho trastorno.

a. Cuidados y medidas preventivas

Existen ciertos cuidados muy sencillos que pueden ayudar a aliviar la obstrucción:
  • Utilizar aerosoles nasales que contengan soluciones salinas muy suaves.
  • Humidificar el ambiente, mediante humidificadores.
  • Beber muchos líquidos: agua, te, infusiones, caldos calientes, etc.
  • Mantener la cabeza erguida, ya que al acostarse los síntomas empeoran.
b. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico  prescrito por el médico Otorrinolaringólogo va destinado sobre todo a aliviar los síntomas, consiguiendo de manera temporal que la respiración sea mejor, aunque dicho tratamiento no va a tratar la causa subyacente del problema.

Los fármacos pueden ser: antihistamínicos, descongestionantes nasales de venta libre, etc.

c. Tratamiento quirúrgico

La cirugía va destinada a eliminar la causa responsable de la obstrucción nasal, de manera que dependiendo de cual sea dicha causa, estará indicada un tipo u otro de intervención quirúrgica.

Así pues, si el motivo de la Obstrucción nasal es debido: En ocasiones y, mediante un estudio exhaustivo del paciente, el médico Otorrinolaringólogo puede indicar la necesidad de realizar simultáneamente varias de estas intervenciones quirúrgicas.

Hemos citado posibles causas responsables de provocar una obstrucción nasal y, por lo tanto insuficiencia respiratoria, pero de entre todas ellas las más frecuentes y, que siempre van a requerir intervención quirúrgica son:la Hipertrofia de cornetes nasales inferiores y la Desviación del tabique nasal.

d. Tratamiento con radioterapia

Cuando se diagnostica un tumor nasal, el tratamiento normalmente es quirúrgico, llevando a cbo una resección completa del mismo; aunque dependiendo del tipo de tumor será necesario la aplicación de radioterapia.

Para los tumores nasofaríngeos, el tratamiento se realiza principalmente mediante radioterapia.
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-033519 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net