© 2014-075625 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
3.4.6. RINITIS
Definición: Es una patología que se caracteriza por la inflamación de la mucosa nasal, ya sea por una alteración vasomotora, por una  infección microbiológica principalmente de tipo vírica, o bien por una reacción alérgica, lo cual puede desencadenar una respuesta caracterizada por picor, estornudos frecuentes, aumento en la secreción de moco o rinorrea y enrojecimiento alrededor de los orificios nasales.

El interior de la nariz está tapizado por una mucosa nasal que contiene vasos sanguíneos, receptores olfativos y células productoras de moco. Cuando se produce la inflamación de dicha mucosa, los vasos sanguíneos se dilatan bloqueando el paso de aire y, en numerosas ocasiones, se produce también el bloqueo de los senos nasales y el consecuente taponamiento de oído.

TIPOS DE RINITIS

En función de cual es la causa desencadenante, existen dos grandes tipos de rinitis:

3.4.6.1 RINITIS ALÉRGICA Y FIEBRE DEL HENO

Definición: Es un conjunto de síntomas, que ocurren principalmente a nivel de la nariz, los ojos y la garganta, provocados por la inflamación de la mucosa nasal y, que sucede en aquellas personas que son alérgicas a las partículas aerotransportadas de polvo, caspa de animales domésticos o polen de plantas.

Concretamente, cuando estos síntomas son causados por el polen, la rinitis alérgica es comúnmente conocida como fiebre del heno.

La alergia y sus síntomas se manifiestan por una respuesta antígeno-anticuerpo del sistema inmunitario de personas sensibles a un alergeno (polvo, polen, plumas, pelos, etc.), de manera que al inhalarlo o al ponerse en contacto con él, se producen anticuerpos, los cuales provocan a su vez que se liberen ciertas sustancias químicas, como es la Histamina.
La Histamina causa  prurito, hinchazón y producción de moco o fluido en los frágiles epitelios de los conductos nasales, los senos paranasales y los párpados.
Los síntomas variarán de una persona a otra y, las más sensibles pueden llegar a experimentar erupciones.

Causas

Las causas más comunes de la rinitis alérgica son:

  • El polen.
  • Los ácaros del polvo.
  • El moho.
  • Los animales: la caspa animal, el pelo animal. etc.
  • Las picaduras de ciertos animales, por ejemplo la abeja.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son:

  1. Tos.
  2. Dolor de cabeza.
  3. Intensa secreción nasal y producción de moco.
  4. Hinchazón.
  5. Congestión nasal.
  6. Obstrucción nasal muy intensa en el caso de la rinitis perenne.
  7. Estornudos.
  8. Respiración sibilante.
  9. Alteración o pérdida del olfato.
  10. Hemorragia nasal.
  11. Ojos llorosos o lagrimeo.
  12. Fotofobia.
  13. Dolor de garganta.
  14. Prurito nasal y erupciones, etc.

Las personas con rinitis alérgica perenne (ver a continuación) pueden tener también las siguientes reacciones:

  1. Obstrucción nasal muy intensa.
  2. Respiración a través de la boca.
  3. Ronquidos.
  4. Somnolencia diurna.
  5. Fatiga y cansancio físico.
  6. Bajo rendimiento laboral o en la escuela.
  7. Infecciones recurrentes de oído.

Pruebas de diagnóstico

El diagnóstico de la rinitis lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo, basándose en un examen físico del paciente; aunque  para hacer un correcto diagnóstico de la rinitis alérgica, se debe incluir un minucioso estudio de la historia clínica de los síntomas o Anamnesis, que incluirá las siguientes preguntas:
  • Momento de aparición.
  • Intensidad de los síntomas.
  • Conocer si varían o no de acuerdo con el momento del día o la temporada.
  • Exposición a mascotas u otros alergenos.
  • Ha habido cambios en la dieta, etc.
Además de los signos anteriores, el médico ORL durante el examen físico puede encontrar círculos oscuros debajo de los ojos, arrugas debajo de los mismos, tejido inflamado dentro del ojo y respiración a través de la boca.

Si el médico descubre una rinitis alérgica deberá remitir el paciente a un médico Alergólogo, el cual realizará las pruebas de alergia necesarias, como es el Test Cutáneo (Prick Test), para revelar los alergenos específicos a los cuales la persona está reaccionando.
Si se considera necesario, también se podrá practicar un “frotis” de la secreción nasal.

Si el médico especialista determina que la persona no se puede someter a dichas pruebas cutáneas, el examen de sangre RAST o IgE Específica puede ayudar a determinar a qué alergenos concretos es sensible el paciente.

Tipos de rinitis alérgicas

3.4.6.1.1. Rinitis alérgica estacional

Definición: Es un tipo de rinitis periódica y que guarda relación con las estaciones del año, sobre todo la primavera y el otoño, ya que es cuando hay una mayor presencia de agentes como el polen.

Este tipo de rinitis suele presentar una sintomatología de crisis recurrentes y paroxísticas.

3.4.6.1.2. Rinitis alérgica perenne

Definición: Es un tipo de rinitis que produce sintomatología todo el año, con crisis más severas durante el otoño e invierno y, leve mejoría en el verano.

Tratamiento

El mejor tratamiento va a ser siempre que el paciente evite, en la medida de lo posible,  su exposición a aquellos alergenos a los cuales es sensible. Para ello se recomienda un cambio de clima, de trabajo, de medidas higiénico-dietéticas, etc.

a. Medidas preventivas

Existen una serie de medidas preventivas para evitar la rinitis alérgica, que incluyen:

  1. Controles del medio ambiente, evitando el aire acondicionado, durante la estación   de polen.
  2. Evitar las áreas donde haya mucho polvo, ácaros, mohos, etc.
  3. Evitar las mascotas.

b. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El objetivo del tratamiento framacológico es reducir los síntomas de la alergia causados por la inflamación de los tejidos afectados.

En función de dichos síntomas y de su importancia, se prescribirá el medicamento más apropiado para cada paciente. En general se pueden recetar: Antihistamínicos de acción corta o de acción prolongada, Antihistamínicos en colirio, Aerosoles corticosteroides nasales, Descongestionantes nasales, etc.

En aquellos casos en que el alergeno no se pueda evitar y los síntomas sean difíciles de controlar, el Alergólogo puede considerar necesario prescribir inyecciones para las alergias, que se elaboran de manera específica para cada paciente. Es lo que se conoce como tratamiento de Inmunoterapia por Desensibilización.

INMUNOTERAPIA POR DESENSIBILIZACIÓN

Definición: Terapia que tiene como objetivo ayudar al cuerpo del paciente a “acostumbrarse” al alergeno al cual es sensible. Para conseguir dicho propósito se deben aplicar inyecciones regulares del alergeno concreto, durante un período de 3 a 5 años y administradas en dosis cada vez mayores; es decir, cada dosis es un poco mayor que la dosis anterior.

c. Tratamiento quirúrgico

Es muy frecuente que los pacientes que padecen  rinitis alérgica, con el tiempo desarrollen una importante Hipertrofia de cornetes nasales inferiores, en cuyo caso estará totalmente indicada la aplicación del Procedimiento por Radiofrecuencia Inducida de Cornetes Inferiores.

3.4.6.2. RINITIS NO ALÉRGICA

Definición: Es una forma de rinitis crónica que se caracteriza por una respuesta exagerada de la mucosa nasal ante estímulos inespecíficos, que normalmente y en la mayoría de las ocasiones, son bien tolerados.

Es una afección de tipo no alérgica, que provoca una respuesta desproporcionada de la mucosa nasal y, que cursa con secreción nasal, estornudos, rinorrea y congestión nasal constantes.

Causas

La causa exacta de la rinitis no alérgica se desconoce, aunque se asume que no está producida por una infección o alergia.

Aunque existen diferentes explicaciones, es muy posible que se deba a:

  • Humos.
  • Olores.
  • Contrastes térmicos.
  • Respuesta de hipersensibilidad a una atmósfera muy seca.
  • Cambios atmosféricos.
  • Contaminantes del aire.
  • Reacción a ciertos medicamentos.
  • Otros agentes irritantes: alcohol, tabaco, etc.
  • Exposición a emociones fuertes, estrés, etc.
  • Factores psicógenos.

Síntomas

Las reacciones de la rinitis no alérgica incluyen:

  1. Obstrucción nasal unilateral o bilateral. Aparecen crisis de obstrucción muy   influidas por cambios de posición corporal, e incluso acentuándose después de   comer alimentos  muy calientes.
  2. Rinorrea acuosa.
  3. Estornudos.
  4. Congestión nasal.
  5. Comezón de la nariz, garganta, ojos y oídos.

Pruebas de diagnóstico

El médico Otorrinolaringólogo llevará a cabo un examen físico del paciente, aunque  para hacer un correcto diagnóstico de la rinitis no alérgica, se debe incluir un minucioso estudio de la historia clínica de los síntomas o Anamnesis, que incluirá las siguientes preguntas:
  • Cuándo y como comenzaron
  • Qué considera que los ha desencadenado.
  • Indagar sobre las condiciones del hogar y del ambiente de trabajo,
  • Se han producido últimamente cambios atmosféricos.
  • Consumo de determinados fármacos.
  • Se han producido situaciones de estrés.
  • Se han producido cambios en los hábitos alimenticios, etc.
Siempre que el médico ORL lo estime oportuno, podrá solicitar un examen de sangre para determinar la Inmunoglobulina E sérica total y un conteo total de Eosinófilos circulantes.

Tipos de rinitis no alérgica

3.4.6.2.1. Rinitis vasomotora o rinitis irritante.
3.4.6.2.2. Rinitis eosinofílica.
3.4.6.2.3. Rinitis medicamentosa.
3.4.6.2.4. Rinosinusitis neutrófila.
3.4.6.2.5. Rinitis estructural.
3.4.6.2.6. Pólipos nasales.
3.4.6.2.7. Inestabilidad vasomotora primaria.

Tratamiento

El mejor tratamiento va a ser siempre que el paciente evite, en la medida de lo posible,  su exposición a aquellos alergenos a los cuales es sensible, favoreciendo cambios en los hábitos alimentarios, deporte, etc.

a. Tratamiento no quirúrgico - Tratamiento farmacológico

En algunos casos y dependiendo de los síntomas, se puede prescribir tratamiento farmacológico, como por ejemplo: Antihistamínicos, Descongestionantes nasales y, los Corticosteroides intranasales, que están reservados tan solo para algunas formas de rinitis vasomotora.

En aquellas situaciones en que el alergeno no se pueda evitar y los síntomas sean difíciles de controlar, el médico Alergólogo puede considerar necesario prescribir inyecciones para las alergias, que se elaboran de manera específica para cada paciente. Es lo que se conoce como tratamiento de Inmunoterapia por desensibilización.

INMUNOTERAPIA POR DESENSIBILIZACIÓN

Definición: Terapia que tiene como objetivo ayudar al cuerpo del paciente a "acostumbrarse" al alergenoa al cual es sensible. Para conseguir dicho propósito se deben aplicar inyecciones regulares de dicho alergeno, durante un período de 3 a 5 años y administrads en dosis cada vez mayores; es decir, cada dosis es un poco mayor que la anterior.

b. Tratamiento quirúrgico

Es muy frecuente que los pacientes que padecen rinitis vasomotora o cualquiera de estas rinitis no alérgicas, con el tiempo desarrollen una Hipertrofia de cornetes nasales inferiores, en cuyo caso estará totalmente indicada la aplicación del Procedimiento por Radiofrecuencia Inducida de Cornetes Inferiores.

 

 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-075625 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net