© 2014-051405 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
5.3.1. ADENOIDITIS O VEGETACIONES

También conocida como hipertrofia de adenoides.

Definición: Es una patología de la faringe que cursa con hipertrofia o aumento de las glándulas adenoides, debido a un proceso inflamatorio e infeccioso.
Este tipo de patología afecta principalmente a los niños.

LAS ADENOIDES

Definición: Son unas glándulas formadas por tejido linfático y, se encuentran ubicadas entre la vía respiratoria nasal y la parte posterior de la garganta, más concretamente en la nasofaringe, pudiendo aumentar de tamaño de manera natural (comenzando incluso durante el desarrollo fetal), o bien puede estar causado por una infección e inflamación crónica. Se las conoce vulgarmente como vegetaciones.

adenoides-pg-126.gif

Estas estructuras nos protegen de las infecciones, aunque generalmente no tienen mucha utilidad después de la infancia, además si por cualquier motivo se agrandan demasiado pueden provocar una obstrucción de las vías respiratorias, ocasionando otros problemas más graves, como pueden ser: respiración bucal, ronquidos, mal aliento y goteo nasal crónico.

Como consecuencia del ronquido infantil se pueden originar graves consecuencias para la salud del paciente (niño), como son: apnea del sueño, infantil,   hipertensión pulmonar e insuficiencia cardiaca derecha.

SÍNTOMAS

Algunos de los síntomas que se manifiestan son leves, pero cuando las adenoides alcanzan un tamaño significativo pueden influir en el correcto funcionamiento de las vías respiratorias superiores, provocando una sintomatología mucho más grave que puede comprometer la salud del niño.

Los síntomas más habituales pueden ser:

  • Obstrucción nasal.
  • Respiración bucal principalmente durante la noche.
  • Garganta reseca y labios agrietados, debido a que se mantiene la boca abierta durante la noche.
  • Boca abierta durante el día, cuando la obstrucción es mucho más severa.
  • Mal aliento.
  • Congestión nasal permanente.
  • Infecciones de oído muy frecuentes.
  • Ronquido.
  • Apnea Obstructiva del Sueño Infantil.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la hipertrofia de adenoides lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo, basándose en un minucioso estudio de la historia clínica del niño o Anamnesis, que incluirá una serie de preguntas  dirigidas a los padres sobre los sintomas, como pueden ser:

  • Inicio y duración de los síntomas.
  • Intensidad de dichos síntomas.
  • Presencia de otros síntomas.
  • Afectan o no al desarrollo de la vida cotidian del niño, etc.

Dicho estudio se acompañará de un examen físico de la garganta, para  confirmar el aumento de tamaño del tejido amigdalino.

Las adenoides no se pueden visualizar por observación directa de la cavidad bucal, pero pueden verse mediante un espejo especial que permite observar dentro de la nasofaringe, o bien a través de pruebas radiológicas.

En ocasiones el médico especialista puede solicitar una serie de pruebas de diagnóstico complementarias, siendo las más habituales:

  1. Rinoscopia posterior. Se lleva a cabo mediante un fibroscopio flexible, que se introduce a través de la nariz, permite visualizar la hipertrofia adenoidea y el grado de obstrucción de las vías respiratorias.
  2. Rinofibrolaringoscopia simple . Se lleva a cabo mediante un rinofibrolaringoscopio, que se utiliza para valorar el grado de inflamación, obstrucción y aspecto de las adenoides.
  3. Pruebas de estudio del sueño o Polisomnografía. Se realiza en aquellos casos severos, donde puede estar comprometida la salud del paciente. 

En caso de no poder realizar estas pruebas o siempre que el médico especialista  en Otorrinolaringología lo estime oportuno, recurrirá a la exploración radiológica mediante:

  1. RX lateral de garganta.
  2. TC o Tomografía Computarizada de la garganta.

TRATAMIENTO

a. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico de elección va destinado a eliminar los síntomas derivados de la adenoiditis. Se pueden prescribir antibióticos para tratar las infecciones de amígdalas, adenoides y senos paranasales, tan solo cuando éstas se presenten.

El agrandamiento de las adenoides debido a una infección e inflamación crónica, puede reducirse si se establece un tratamiento farmacológico tempranamente.

b. Tratamiento quirúrgico

Cuando el agrandamiento de las adenoides resulta tan importante que puede incluso comprometer la salud del paciente, provocando una obstrucción crónica de las vías respiratorias, se recomienda la extirpación quirúrgica de las adenoides. Esta cirugía se denomina Adenoidectomía.

ADENOIDECTOMÍA

Definición:
Es la extirpación o extracción quirúrgica de las glándulas adenoides, que están ubicadas entre la vía respiratoria nasal y la parte posterior de la garganta  o nasofaringe.

Además la adenoidectomía evita y cura, si ya existen, las complicaciones relacionadas con la Obstrucción Nasal crónica de las vías respiratorias.

Esta cirugía se realiza bajo anestesia general, aunque la mayoría de los pacientes pueden volver al hogar unas horas más tarde y, su recuperación completa tan solo durae unos díass después de la intervención.

Para llevar a cabo la adenoidectomía, el Otorrinolaringólogo inserta un abre-bocas en la boca para mantenerla abierta, pudiendo retirar el tejido adenoideo mediante una especie de cureta o microdesbridador, llamado adenotomo. El sangrado se controla mediante apósitos y cauterización.
Algunos cirujanos pueden optar por cauterizar las adenoides, en lugar de extirpar el tejido adenoideo.

La adenoidectomía evita y cura, si ya existen, las complicaciones relacionadas con la obstrucción crónica de las vías respiratorias superiores; por lo que una vez realizada,l a mayoría de los niños presentan menos dificultades para respirar por la nariz, menos irritaciones de garganta, así como infecciones de oído menos frecuentes y más leves.

La cirugía de adenoidectomía se recomienda cuando el niño presenta:
  • Obstrucción de las vías respiratorias debido a unas adenoides muy agrandadas.
    Los síntomas que manifiesta son: 
  • Infecciones crónicas de oído que: 
    • Interfieren de manera importante en su rendimiento escolar.
    • No desaparecen después del tratamiento con antibióticos.
    • Aparecen 5 o más veces al año   

Normalmente este procedimiento se lleva a cabo al mismo tiempo que el Procedimiento por Radiofrecuencia Inducida Amigdalar.

El tamaño de las adenoides normalmente disminuye a medida que el niño se acerca a la adolescencia, por lo que a diferencia de la amigdalectomía, la adenoidectomía casi nunca se hace necesaria en los pacientes adultos.

 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-051405 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net