© 2014-030422 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
5.3.2. AGEUSIA
También conocida como alteración en el sentido del gusto.

Definición: Es la pérdida total del sentido del gusto que se caracteriza por la incapacidad para saborear sustancias dulces, ácidas, amargas o saladas.

Las alteraciones del gusto se describen como sabor metálico, sabor fétido, sabor alterado o pérdida completa del sabor y, en algunas veces (de un 3 a un 12 %) se acompañan de alteraciones del olfato.

Hipoageusia: Alteración del sentido del gusto que se caracteriza por tener disminuida la capacidad para saborear sustancias dulces, ácidas, amargas o saladas.

Disgeusia: Consiste en la distorsión del sabor, o percepción de un sabor en ausencia de la sustancia que debería haberlo provocado.

EL SENTIDO DEL GUSTO

El gusto son las sensaciones sensitivas simples percibidas por los diferentes órganos de la boca cuando comemos o bebemos, donde la lengua es el más importante a la hora de identificar los gustos y los sabores.

Regiones-del-gusto-pg129.gif

























El sentido del gusto sólo percibe cuatro gustos básicos: dulce, salado, ácido y amargo; cada uno de ellos detectado por un tipo especial de papilas gustativas.

La lengua identifica las moléculas que constituyen las sustancias fijas, siempre y cuando sean solubles en la saliva y estén dotadas de sabor, ya que los cuatro gustos básicos- dulce, salado, ácido y amargo- sólo se perciben si están en estado líquido.

Toda la superficie de la lengua está  recubierta de una mucosa bucal, donde se pueden distinguir unas zonas muy bien delimitadas, que reaccionan prioritariamente ante cada uno de los cuatro gustos básicos, debido a la distribución concreta de las cuatro familias de papilas linguales o gustativas.

En general, las papilas sensibles al gusto dulce se concentran en la punta de la lengua, las sensibles al salado se localizan en los lados de la lengua y hacia la punta, las sensibles al ácido ocupan los bordes y hacia atrás de la lengua y, las sensibles al amargo están en la parte posterior.
La parte central de la lengua está prácticamente desprovista de papilas gustativas, aunque posee papilas con una gran sensibilidad táctil y térmica, que junto con el sentido del olfato y debido a la vía retronasal, constituyen el SABOR de los alimentos.

Cada una de estas papilas linguales está compuesta de un número variable de botoncitos o yemas gustativas, las cuales contienen varias decenas de células gustativas, encargadas de detectar mediante una reacción química los sabores de las diferentes moléculas, transmitiéndolos al nervio glosofaringeo y lingual, encargados a su vez de enviar los impulsos nerviosos hasta el cerebro donde se interpreta la información. La   frecuencia con que se repiten los impulsos indicará la intensidad del gusto.

Las alteraciones del sentido del gusto se deben a condiciones que interfieren con el acceso de la sustancia gustativa a los receptores en las células gustativas, a lesiones en éstas células, o bien a lesiones en las vías neuronales encargadas de transportar el estímulo nervioso hasta la corteza cerebral.

CAUSAS

Las causas responsables de la Ageusia pueden ser:
  • Como consecuencia de cirugías de oído medio o por la extracción de los terceros molares; durante las cuales puede ser frecuente la lesión de la rama timpánica del nervio facial.
  • Causa yatrogénica. La medicación es una de las causas más frecuentes de la alteración del gusto.
  • Por el paso del tiempo. Durante el envejecimiento algunas personas experimentan  un cierto grado de pérdida del gusto, sin que se pueda determinar una causa  justificada, ni un tratamiento apropiado.
  • Como consecuencia de una infección de las vías respiratorias altas, infección  sinusal, etc.
  • Lesión de cabeza, cáncer o traumas de diversa índole.
  • Trastornos hormonales.
  • Problemas odontológicos.
  • Exposición o intoxicación  por metales pesados y otras sustancias tóxicas.
  • Exposición a radioterapia para el cáncer de cabeza o cuello.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la ageusia lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo, mediante un examen físico completo de la nariz, del espacio orofarínfeo y de todas las estructuras circundantes.

Dicho estudio se acompañará de un cuestionario que incluirá preguntas sobre su historia clínica o Anamnesis y, sobre los síntomas que padece:

  • Momento de aparición de los síntomas.
  • Intensidad de los mismos.
  • Otros síntomas de los que se acompaña, etc.
Además y siempre que el médico especialista así lo crea oportuno, se pueden solicitar una serie de pruebas de diagnóstico, como son:
  1. Prueba de electrogustometría. Permite determinar con precisión los déficits gustativos  de las diferentes zonas de la lengua.      
  2. Determinar la calidad e intensidad de la percepción de los cuatro sabores básicos, para lo cual se utiliza azúcar, ácido clorhídrico, cloruro sódico y cafeína o sulfato de quinina.
  3. Rinoscopia posterior.
  4. Rinofibrolaringoscopia.
  5. RNM del cráneo.
  6. TC del cráneo.

TRATAMIENTO

No hay ningún tratamiento específico para resolver la pérdida del gusto, aunque dependiendo de la causa se pueden establecer diferentes alternativas:

  • Cuando es debida a una infección bacteriana o fúngica, la erradicación de la infección supone normalmente la recuperación de las sensaciones gustativas.
  • Cuando va asociada a una xerostomía; es decir, a una sensación subjetiva de sequedad de boca, debida a un mal funcionamiento de las glándulas salivales, produciendo una disminución del flujo de saliva. En estos casos se puede tratar mediante la   aplicación de saliva artificial o Pilocarpina.
  • Si es debido al consumo de medicamentos, la solución pasa por eliminar dicha  medicación, siempre valorando la relación riesgo-beneficio.
  • Si la ageusia es de origen traumático, normalmente suele resolverse espontáneamente.
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-030422 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net