© 2014-121250 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net
6.1. ANATOMÍA BÁSICA DE LA LARINGE
LA LARINGE

Definición: Es un órgano hueco, móvil, con forma cilíndrica, que mide aproximadamente 5 cm de longitud, siendo más corta en las mujeres y especialmente en los niños, compuesta por cartílagos y músculos recubiertos por mucosa y, que comunica la faringe con la tráquea.

Laringe_traquea-pg-160-161.jpg

Es una estructura móvil cuyas estructuras forman un sistema de válvulas a diferentes niveles, y que funciona creando un esfínter localizado en la unión entre el tracto respiratorio superior y la tráquea. Dentro de la laringe hay dos bandas de músculo que forman una “V” y que son los pliegues vocales, en ocasiones mal llamados “cuerdas vocales”.

Estos pliegues junto con la epiglotis (lámina cartilaginosa) constituyen ese esfínter, el cual se abre para permitir el paso del aire hacia las vías respiratorias, durante la respiración y, que se cierra para permitir la fonación, para impedir el paso de alimentos al esófago durante la deglución y, para atrapar el aire en los pulmones al realizar ciertas actividades.

La laringe es una combinación de diversos cartílagos que constituyen el esqueleto cartilaginoso o armadura, mantenidos juntos mediante ligamentos y músculos, que hacia arriba se continúan a través de una amplia abertura con la hipofaringe y, hacia abajo con la tráquea. Por fuera de la trama cartilaginosa se encuentran los músculos infrahiodeos acintados, por detrás la laringe se relaciona con las vértebras cervicales cuarta, quinta y sexta y, por delante, el cartílago tiroides forma una prominencia que se le conoce como “nuez de Adán”.
Las estructuras más importantes de la laringe son:
  • Cartílagos de la larínge. Los movimientos de los cartílagos de la laringe permiten variar la longitud, tensión y grado de apertura entre las cuerdas, así como provocar la depresión o elevación de la estructura laríngea, produciendo una variación en el tono de los sonidos originados por el paso del aire a través de  ellos.

    Hay seis cartílagos: Epiglotis, tiroides, aritenoides, corniculados, cuneiformes y cricoides. 
    El cartílago cricoides está situado exactamente por debajo del cartílago tiroides y  se aprecia fácilmente en los cuellos delgados. Por encima del tiroides se halla el  hueso hiodes (que si bien no es visible, es palpable), del que queda suspendida la  laringe y proporciona puntos de fijación a diversos músculos y, en particular a los  de la lengua.
    La epiglotis es una especie de solapa que se encuentra en la parte de arriba de la  tráquea y, que se cierra sobre la laringe para protegerla de los alimentos que van al esófago.
  • Ligamentos de la laringe

    laringe_ligamentos-pg-158-159.gif

    Pueden ser:  
     
    • Ligamentos extrínsecos. Son aquellos que unen los cartílagos de la laringe a  estructuras adyacentes.
    • Ligamentos intrínsecos. Son aquellos que unen los cartílagos de la laringe entre  sí, jugando un papel importante en el cierre de este órgano.
  • Músculos de la laringe. Son los responsables de los diferentes movimientos de la  laringe.

    laringe _musculatura-pg-158-159.gif

    Según su función, los músculos laríngeos se dividen en:
    • Constrictores: Cricoaritenoideo lateral, Tiroaritenoideo  y, Aritenoideo con sus fibras transversas, fibras oblicuas y fibras ariepiglóticas. 
    • Dilatadores. Cricoaritenoideo posterior.
    • Tensores: Cricoaritenoideo y Tiroaritenoideo con sus fibras vocales internas.

    Otra clasificación distingue entre:  
    • Músculos extrínsecos. Son aquellos que se relacionan con los movimientos  y fijación de la laringe. Tienen una inserción en la laringe y otra fuera de ella, de manera que unen ésta con los huesos próximos, especialmente con el hueso hiodes y el esternón.
    • Músculos intrínsecos. Tienen dos inserciones en la laringe, siendo los responsables del movimiento de las cuerdas vocales y, de unir los cartílagos laríngeos entre si.

  • Las cuerdas vocales. Son dos “pliegues vocales” a modo de bandas de tejido muscular liso, que se disponen en la laringe o “caja de la voz” en forma de “V”.

     cuerdas_vocales_abduccion-pg-157-158-198-205.jpg cuerdas_vocales_adduccion-pg-157-158_198_205.jpg 
     Cuerdas vocales en abducción
     Cuerdas vocales en adducción

    Se dividen en dos tipos:  


    1. Cuerdas vocales verdaderas
    . Son dos, que por delante se unen entre sí,insertándose en un punto fijo de la superficie interna del cartílago tiroides y,por la parte posterior se insertan en unas estructuras movibles, que son loscartílagos aritenoides. Su tamaño es de unos 20 mm de longitud en el hombre y, de unos 16 mm en la mujeres.
    2. Cuerdas vocales falsas
    otambién llamadas bandas ventriculares. Son dos y  descansan exactamente sobre las cuerdas vocales verdaderas. Se fijan por  delante en el cartílago tiroides y por detrás en los aritenoides, pero no en las  apófisis vocales.

    El aire entra en el cuerpo a través de la nariz o la boca, y luego viaja a la  laringe, la tráquea, entrando al final en los pulmones. El aire va a salir por la  misma vía. Durante la respiración normalmente las cuerdas vocales no producen ningún  sonido, mientras que cuando la persona habla, las cuerdas vocales se tensan, se  juntan más y el aire de los pulmones es forzado a través de ellas, haciéndolas  vibrar y produciendo por tanto “el sonido”.

    Posteriormente este sonido que producen es enviado a través de diferentes  estructuras: la garganta, la nariz y la boca, dando lugar al “sonido de resonancia".  Además el sonido de la voz de cada persona, viene determinado por el tamañoy la forma de las cuerdas vocales, el tamaño y la forma de la garganta, la nariz  y la  boca, es decir:  de la anatomía y disposición de las cavidades de  resonancia.
  • Ventrículo laríngeo. Es una invaginación de la mucosa que se encuentra entre  las cuerdas vocales verdaderas y las falsas, la cual no es visible mediante  laringoscopia indirecta.

  • La glotis. Es la parte más estrecha de la laringe. Es el espacio situado entre las cuerdas vocales por delante y, los cartílagos aritenoides por detrás, siendo algo más amplia en el hombre que en la mujer. En los niños la glotis es muy reducida, por lo que patologías como el edema submucoso o la laringitis, causan una obstrucción relativa mucho mas importante que en los adultos.

Secciones de la laringe

La laringe se puede dividir clínicamente en tres secciones, a las cuales nos referiremos a la hora de describir la patología de laringe, realizándose dicha división en función de los pliegues vocales:

  • SUPRAGLOTIS: Es la parte superior de la laringe, ubicada sobre la glotis e incluye la epiglotis. Se extiende desde la punta de la epiglotis a la unión entre el epitelio respiratorio y escamoso, en el piso del ventrículo, por lo que se corresponde con la zona superior de la cuerda vocal.
  • GLOTIS: Es la parte media de la laringe, donde se localizan las cuerdas vocales. Es el espacio limitado por la comisura anterior, las cuerdas vocales verdaderas, y la comisura posterior.
  • SUBGLOTIS: Es la parte inferior de la laringe que se encuentra por debajo de la glotis, entre las cuerdas vocales y la tráquea, con la cual conecta. Va desde la unión del epitelio escamoso y respiratorio, en la superficie de la cuerda vocal (5mm por debajo del borde libre de la cuerda vocal verdadera), al borde inferior del cartílago cricoides.

Funciones de la laringe

La laringe es un órgano que cumple mútiples funciones, como por ejemplo en la respiración, deglución, protección de la vía aérea, vocalización, defecación, y levantamiento de objetos pesados; aunque las más importantes son:

  • Protección. Es la función más antigua de la laringe, actúa como un esfínter evitando la entrada de cualquier cosa (alimentos, bebidas, etc.), excepto aire, al pulmón.

    Para realizar esta función utiliza los siguientes mecanismos:
    - Cierre de la apertura laríngea.
    - Cierre de la glotis.
    - Cese de la respiración.
    - Reflejo de la tos.
  • Respiración. Durante la respiración las cuerdas vocales se abducen de forma activa, lo que contribuye a la regulación del intercambio gaseoso con el  pulmón, así como a mantener el equilibrio ácido-base.
  • Fonación: La emisión de sonidos está condicionada al movimiento de las cuerdas vocales. Los movimientos de los cartílagos de la laringe son los responsables de variar la tensión, longitud y el grado de apertura entre las cuerdas, así como la depresión o elevación de la estructura laríngea, con lo que varía el tono de los sonidos producidos por el paso del aire a través de ellas.  Esto junto a la disposición de los otros elementos de la cavidad oral- faringe, labios, lengua y boca- permite constituir el habla.
 
< Anterior   Siguiente >
© 2014-121250 CLINICA JUAN CARRERO - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - clinica@juancarrero.net